16 julio, 2019

El gran libro de .....

Taschen es una editorial fundada en 1980 por Benedikt Taschen en Colonia, Alemania. Taschen es reconocida dentro del mundo editorial por sus libros de arte de excelente calidad a muy bajo precio. Esta diferencia de precios y la edición de libros con temas poco convencionales dentro de los cánones editoriales de los libros sobre arte le aseguraron a su editorial un éxito rotundo.







Este volumen compilan unas 400 fotografías —entre artísticas y pornográficas— que muestran una realidad que para la mayoría de las mujeres y gays se encuentra lejana: unos atributos varoniles con medidas a partir de 'bastante grande'.

Así, el libro comienza como un juego: si se le despoja del plástico de la portada se descubre que los calzoncillos del modelo se retiran también y "¡oh la la!" se ve otro panorama, ya que el hombre que posa está considerado el propietario "del pene más grande —11 pulgadas (27,94 centímetros)— de estos tiempos", ha afirmado Hanson.


The Big Book of Legs
The Big Penis Book
The Big Book of Breasts The Big Book of Breast', 2007

14 julio, 2019

Texturas




http://www.phombo.com/wallpapers/black-and-white-hd-wallpapers-1920-x-1200/55852/full/popular/

http://www.phombo.com/wallpapers/black-and-white-hd-wallpapers-1920-x-1200/page-1/
http://media.photobucket.com/image/LAURA%20CLEMENTS/machinehead_01/Laura_Clements_3_BW_version_by_Nick.jpg

13 julio, 2019

El origen de la noticia

http://www.microsiervos.com/archivo/azar/mejorando-probabilidades-recuperar-cartera-perdida.html

http://www.boingboing.net/2009/07/12/baby-pictures-in-los.html

http://www.timesonline.co.uk/tol/news/uk/science/article6681923.ece
http://derrenbrownart.com/blog/


http://www.telegraph.co.uk/news/newstopics/howaboutthat/5802496/How-to-ensure-lost-wallets-are-returned.html

06 julio, 2019

Leer tiene más valor en tiempos de crisis.

Laura Casanovas
LA NACION

"En contextos de crisis, leer tiene más valor porque nos da otro lugar, otro tiempo. Se trata de la apertura de un espacio que permite la ensoñación, el pensamiento, y que da ilación a las experiencias." Así lo sostiene la antropóloga francesa Michèle Petit, en una entrevista con LA NACION en Buenos Aires.

De visita en la Argentina invitada por la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip), Petit disertó en la última Feria del Libro.

Su trabajo sobre la contribución de la lectura a la reparación personal, a partir del análisis de experiencias realizadas en contextos sociales difíciles en distintos países, la ha llevado a indagar sobre proyectos que surgieron aquí después de la crisis de 2001.

Sostiene que en la Argentina y en Colombia vio las experiencias más significativas, y observó que aquí la gente tiene una relación muy intensa con la narración. Antropóloga con estudios en sociología, psicoanálisis y lenguas orientales, Petit es investigadora de la Universidad de París I y autora de varios libros, entre ellos Una infancia en el país de los libros y El arte de la lectura en tiempos de crisis . Su obra fue ampliamente traducida al español.

-¿Cuál es el lazo entre crisis y lectura?

-Cuando hay crisis, mucha gente busca literatura. En el siglo XX, hubo personas que en los campos de concentración pudieron aguantar lo inaguantable con los recuerdos de unos relatos o de poesías. Con las crisis actuales, se observa en países como Francia, España, Inglaterra, Estados Unidos un aumento del consumo de libros y de la frecuentación de las bibliotecas. También la gente asiste más a las ferias de libros.

-¿Qué efectos producen las narraciones en tiempos difíciles?

-En contextos de crisis, la literatura nos da otro lugar, otro tiempo, otra lengua, una respiración. Se trata de la apertura de un espacio que permite la ensoñación, el pensamiento, y que da ilación a las experiencias Una crisis es como una ruptura, un tiempo que reactiva todas las angustias de separación, de abandono, y produce la pérdida de ese sentimiento de la continuidad que es tan importante para el ser humano. Las narraciones, entre otras cosas, nos reactivan ese sentimiento, no sólo porque tienen un comienzo, un principio y un fin, sino también por el orden secreto que emana de la buena literatura. Es como si el caos interno se apaciguara, tomara forma.

-¿Por qué es tan importante la lectura como juego?

-Las experiencias que he comparado se realizan con gente que vivió situaciones muy difíciles. En esas experiencias, no hay ningún objetivo escolar, sino que se trata de compartir un momento con textos. En Colombia, en las experiencias con los desvinculados del conflicto armado no se trataba de espacios de educación. Para la gente que armó los talleres de literatura, el objetivo era, más allá de las preocupaciones terapéuticas o educativas, abrir un momento de juego para gente que no había tenido esa posibilidad en su infancia. Sabemos por los psicoanalistas que si uno no jugó mucho con el lenguaje, el aprendizaje es más difícil. Tenemos la necesidad de momentos libres, poéticos, gratuitos, de intercambio lúdico.

-¿Qué le llamó la atención de la Argentina?

-Es la quinta vez que me invitan a este país. Estuve en 2000 y regresé en 2002, cuando la situación era terrible. Volví en 2005 y en 2006, y la gente espontáneamente me contaba lo que hacía en los talleres de lectura. En este país, la gente tiene una relación muy fuerte con la narración y también con la poesía. Claro que, en comparación con los países europeos, las prácticas de lectura, en términos estadísticos, son menos altas, pero, por otra parte, acá hay una relación de deseo de apropiarse del libro. A la Feria del Libro va más de un millón de personas, mientras que, en Francia, el Salón del Libro cada año lo frecuentan 160.000 personas. La psicoanalista argentina Silvia Bleichmar decía sobre 2001 que la resistencia de los argentinos a ser puros seres biológicos fue fundamental. En esos temas, yo aprendo de ustedes.

-¿Las diferencias sociales determinan la experiencia de leer?

-Las diferencias sociales son muy importantes. Quienes han vivido lejos de los libros pueden sentir que esos objetos les dan miedos de diferentes tipos, y pueden preguntarse sobre lo útil que pueden ser o no. La noción de utilidad es muy fuerte en la cultura popular. Incluso, uno puede pasar como egoísta si lee porque el grupo es muy importante para la supervivencia. Por eso las prácticas literarias compartidas apaciguan el miedo, porque se está en grupo y no hay que aislarse para leer.

-¿Cuál es el papel de las bibliotecas en esta era de Internet?

-Acepté esta invitación de la Conabip porque se trataba de gente de las bibliotecas. En estos tiempos en que tanta gente se siente rechazada, cuando se les dice: no hay lugar para ustedes, ya no tienes empleo, ya no tienes casa, la biblioteca es un lugar que nos facilita el sentimiento de pertenencia. En muchos países, gente sin techo, exiliada, emigrante va a las bibliotecas, no sólo porque hay calefacción, sino porque hay algo que va más allá. Se trata del lugar de los libros, y los libros tienen que ver con el hogar.
El personaje
MICHELE PETIT
Antropóloga

* Edad: 63 años.

* Nació en: Issy-les-Moulineaux, Francia.

* Condecorada: en 2000 fue galardonada por su país como personalidad notable de las artes y las letras.

* Viajera frecuente: estuvo cinco veces en la Argentina.

04 julio, 2019

El mantel

El nuevo Sacerdote, recién asignado para reabrir una iglesia en los suburbios de Brooklyn, New York, llegó a comienzos de octubre entusiasmado con su primera oportunidad.
Cuando llegó a la iglesia se encontró con que estaba en pésimas condiciones y que necesitaba una buena reparación. Se puso como meta tener finalizadas las obras para cuando llegase la Nochebuena.

Inmediatamente comenzó con la reforma. Trabajó duramente. Reparó los bancos, revocó las paredes,
las pintó, y para el 18 de diciembre ya había concluído con casi todos los trabajos, adelantándose en una semana a la fecha prevista.

El 19 de diciembre cayó una terrible tempestad que azotó la zona durante dos días completos.
El día 21 el sacerdote fue a ver la iglesia. Su corazón se contrajo cuando vio que el agua se había filtrado a través del techo, causando el desprendimiento de un área considerable del revoque. Un trozo de pared de unos 20 por 8 pies se había caído de la parte frontal del santuario, justamente detrás del púlpito, dejando un hueco que empezaba a la altura de la cabeza.
El sacerdote retiró los escombros del suelo, y no sabiendo que mas hacer sino posponer el servicio de Nochebuena, salió para su casa.

En el camino notó que una tienda local estaba llevando a cabo una venta del tipo "mercado para pobres", con fines caritativos, y decidió entrar.
Uno de los artículos en venta era un hermoso mantel hecho a mano, color hueso, con un trabajo exquisito de aplicaciones, bellos colores y una cruz bordada en el centro.
Era justamente del tamaño adecuado para cubrir el hueco en la pared dañada.
Lo compró y regresó a la iglesia. Ya para ese entonces había comenzado a nevar.

Una mujer mayor iba corriendo desde la dirección opuesta tratando de alcanzar el autobús, pero finalmente lo perdió. El sacerdote la invitó a esperar en la iglesia, donde había calefacción, hasta que pasase el próximo autobús que tardaría 45 minutos más en llegar.
La señora se sentó en uno de los bancos sin prestar mucha atención al sacerdote, mientras
este buscaba una escalera, ganchos, etc., para colocar el mantel como tapiz en la pared. El sacerdote apenas podía creer lo hermoso que lucía y como cubría todo el área de problema.
Entonces el miró a la mujer que venía caminando hacia donde él se encontraba.
Su cara estaba blanca como una hoja de papel.
"Padre, ¿Dónde consiguió usted ese mantel?”
El padre le explicó.
La mujer le pidió revisar la esquina inferior derecha para ver si las iniciales EGB aparecían bordadas allí.
Si estaban... Estas eran las iniciales de la mujer y ella había hecho ese mantel 35 años atrás, en Austria.
La mujer apenas podía creerlo cuando el padre le contó como acababa de obtener el mantel.
Esta le explicó que antes de la guerra ella y su esposo tenían una posición económica holgada
en Austria. Cuando los Nazis llegaron, la forzaron a irse. Su esposo debía seguirla la semana siguiente.
Ella fue capturada, enviada a prisión y nunca volvió a saber de su esposo, ni de su hogar.
El padre la llevó en el coche hasta su casa y ofreció regalarle el mantel, pero ella lo rechazó diciéndole que era lo menos que podía hacer después de la amabilidad que él había tenido con ella.
Se sentía muy agradecida pues ella vivía al otro lado de Staten Island y estaba en Brooklyn
por un trabajo de un día limpiando una casa.

Que maravilloso fue el oficio de la Nochebuena! La iglesia estaba casi llena.
La música y el espíritu que reinaban eran increíbles.
Al final del servicio, el sacerdote despidió a todos en la puerta y muchos expresaron que volverían.
Un hombre mayor, que el pastor reconoció del vecindario, seguía sentado en uno de los bancos mirando hacia el frente, y el padre se preguntaba porque no se iba.
El hombre le preguntó donde había obtenido ese mantel que estaba en la pared del frente,
porque era idéntico al que su esposa había hecho años atrás en Austria antes de la guerra y cómo podía haber dos manteles tan idénticos?
El le relató al padre como llegaron los Nazis y como el forzó a su esposa a irse, para la seguridad de ella, y como el estaba dispuesto a seguirla, pero había sido arrestado y enviado
a prisión. Nunca volvió a ver a su esposa ni su hogar en todos aquellos 35 años.
El pastor le preguntó si le permitiría llevarlo con él a dar una vuelta.

Se dirigieron en el auto hacia Staten Island, parando en la misma casa donde el padre había llevado a la mujer tres días antes.
Ayudó al hombre a subir los tres pisos de la escalera que conducía al departamento de la mujer.
Tocó en la puerta y presenció la más bella reunión de Navidad que pudo haber imaginado.

25 mayo, 2019

"Solo hay una cosa peor que una sociedad mal dirigida, una sociedad desinformada"

Anónimo