14 enero, 2011

Evgen Bavcar el fotógrafo ciego.

En alguna ocasión cuando le he hablado a algún amigo que estaba preparando una entrada para esta sección sobre un fotógrafo ciego siempre me ha mirado como si le estuviese tomando el pelo.
Reconozco que si nunca has oido hablar de él cuesta creerselo. A mi me sucedió lo mismo la primera vez que oí hablar de Evgen Bavcar.

Evgen Bavcar nació en Lokavec -Eslovenia- en 1946. Aún no había cumplido los 12 años cuando un accidente con la rama de un árbol le hizo perder la visión de su ojo izquierdo. Ocho meses más tarde la explosión de una mina abandonada en un campo le hizo perder progresivamente la visión del otro ojo.
A los 16 años Evgen  le pidió prestada una cámara a su hermana para tomar una foto de la chica que le gustaba. Aquel primer contacto con la fotografía le produjo una gran satisfacción al descubrir que podía fijar en una película algo que no le pertenecía.

En 1972 viajó a París para estudiar Filosofía del arte en la Sorbona donde tuvo contacto con diversas disciplinas artísticas como la pintura, la escultura o el cine. En todos los casos contó con la ayuda de personas que le describían lo que estaban viendo.

Evgen continuó realizando fotografías como fotógrafo amateur hasta que tuvo 30 años, hasta ese momento la mayor parte de su obra se centraba sobre todo en paisajes y desnudos. En ocasiones invitaba a cenar a sus amigos para realizar algunas fotos que después les regalaba antes de que se marchasen.
En1987 realizó en París su primera exposición profesional obteniendo un gran éxito de público y crítica. Gracias a esta exposición su obra recorre Italia, Alemania, España y Suiza y comienza a ser conocido como un verdadero artista.

Para realizar sus fotografías Evgen ha tenido que superar con ingenio sus limitaciones físicas. En algunos casos se ayuda del autofocus para enfocar la imagen, en los casos en los que no es posible sus manos se encargan de calcular la distancia al sujeto, luego situa la cámara a la altura de su boca y aprieta el disparador.
El resultado son imágenes oníricas a medio camino entre el sueño y la realidad.
Según palabras del propio autor "la fotografía no es un privilegio de los videntes pues los ciegos también podemos imaginar e imaginar es tener imágenes".
Aquí os dejo una pequeña muestra.






1 Internautas dijeron....:

Marta Jazz dijo...

...A veces habla de un viaje en tren, entre la estación de Paddington y Oxford, en el que conoció aun fotógrafo que estaba casi ciego. Llevaba gafas oscuras y dijo quese había dañado la retina hacía diez años, durante un viaje a laAntártida. Llevaba el traje muy bien planchado y sostenía la cámarasobre las rodillas. Decía que ahora veía el mundo de otra manera y noforzosamente peor. Preguntó a mi madre si podía hacerle una foto.Cuando él levantó la cámara y miró a través del visor, mi madre lepreguntó qué veía. «Lo mismo de siempre», respondió él. «¿Qué es?»«Una mancha borrosa», dijo él. «Entonces, ¿por qué lo hace?» «Por siun día se me curan los ojos. Para saber lo que estuve mirando.» ...
Nicole Krauss, La historia de amor