14 marzo, 2009

Las huellas de la rutina





El monje Hua Chi (quien cree que tiene 70 años), que reside en la provincia de Qinghai (oeste de China) ha dejado sus huellas en la madera después de agacharse para rezar más de 2.000 veces al día durante casi toda su vida. "Durante los primeros años lo hacía entre 2.000 y 3.000 veces al día, pero ahora que soy mayor sólo puedo con 1.000 o incluso con 500 los días que hace mucho frío".

Durante dos décadas, el monje chino Hua Chi ha acudido a rezar día tras día a un monasterio próximo a Tongren, en la provincia de Qinghai. Exactamente en el mismo punto cada vez.

Tantísimas horas después, sus huellas han quedado estampadas en la madera del citado templo. Así, como si se tratara de arena de la playa.

Hua Chi, doctor en medicina tradicional y que anda por los 70 años (eso cree él), se lo tomó como un estricto ritual personal. Todas las mañanas, antes de la salida del sol, este monje llega al monasterio, se coloca en sus propias huellas y reza sobre unas mil oraciones antes de pasear por los alrededores.

«Durante los primeros cinco años eran entre 2.000 y 3.000 veces al día. Pero me he ido haciendo mayor y en los últimos tiempos solo llego a las 1.000», dice, lamentando que, durante el frío invierno, «no paso de las 500».



Visto en 20minutos.es

3 Internautas dijeron....:

Carmen dijo...

Al margen del motivo de su "insistencia" lo que demuestra esta historia es el convencimiento de algo, su firme decisión. Es lo que yo entiendo de la rutina del monje.

Andran dijo...

Al ver las fotos pensé que se trataba de un fotomontaje, sin embargo en la página de RTVE había un video en el que se veía como se habían producido esas marcas.

Chary Serrano dijo...

Que curioso!!! Eso es constancia, desde luego y afirmación en lo que se cree.