13 abril, 2009

Nicolai Aldunin todo un mundo en miniatura

Para Nicolai Aldunin la palabra paciencia debe de tener un significado especial. Este artista nacido en Rusia en 1956 se ha ganado con todos los honores el título de "Maestro de las miniaturas". Un simple vistazo, aunque para ello sea necesaria la ayuda de un microscopio, a sus obras nos ayudará a comprender mejor la dificultad que conlleva realizarlas.

Para Nicolai hacer pasar un camello por el ojo de una aguja no supone ningún reto imposible de resolver. En la imagen podemos ver una caravana junto a un oasis. La altura de los camellos 2 mm, la longitud de la caravana 28 mm.


El autor en su estudio rodeado de sus elementos de trabajo. A su derecha podemos ver el microscopio que lleva utilizando desde 1985.


Una replica en oro del fusil automático más famoso del mundo. Tiene un tamaño de 1,625 mm y está apoyado sobre la cabeza de una cerilla. La miniatura está compuesta por 34 piezas y tardó 6 meses en construirla.

En esta imagen podemos ver, apoyada sobre una semilla de manzana, otra replica. En esta ocasión se trata de un tanque de combate ruso T34. La miniatura tiene tan sólo 2 mm de largo y está ensamblada por 257 piezas fabricadas en oro.


Una vista lateral del tanque.


Otra de sus creaciones junto a un grano de azucar. La obra se llama Tula Samovar mide 1,2 mm. y está compuesta por 12 elementos.


Enlace matrimonial en un grano de arroz. Las letras tienen un tamaño de 0,14 mm.

Bicicleta apoyada en una aguja. Tiene una longitud de 2 mm.


En el año 2002 hizo realidad el tema de un cuento mágico del escritor ruso Nikolai Leskov. Aldunin fué capaz de ponerle unas herraduras de oro a las patas de una pulga. Para rematar la obra le colocó una silla de montar y unos estribos. Sólo puede apreciarse utilizando el microscopio.

2 Internautas dijeron....:

Carmen dijo...

Me ha fascinado el miniaturista. Es impresionante. Gracias por descubrírnoslo. Un abrazo

ipecan dijo...

Menuda paciencia y tesón debe tener este hombre.

¡Admirable!

saludos