18 enero, 2008

El niño con el pijama de rayas



Me animé a leer este libro porque me lo recomendó un amigo, diciendome que a su vez se lo habían recomendado varias personas.

Siempre tengo la costumbre de leer la parte trasera de los libros, porque en unas breves líneas, el autor, suele darte unas pinceladas de lo que te vas a encontrar si te animas a leerlo. En este caso he de decir que las pinceladas eran muy escasas. Y como dicen que la curiosidad mató al gato, quise conocer al niño con el pijama de rayas.

En este libro, Jhon Boyne narra las aventuras que le suceden a Bruno, un niño de nueve años, cuando por motivos del "especial" trabajo que tiene su padre, se ve obligado a vivir en otro lugar.
Durante los primeros capítulos, hay algunas cosas que nos cuesta entender, como cuando hace la primera mención al "Furias". Aunque a medida que vamos leyendo, si tenemos en cuenta que la historia está contada por un niño de nueve años, vamos descubriendo la realidad en la que vive el personaje.

Dar más detalles del argumento del libro, sería privar al lector de la aventura que supone explorar junto con Bruno sus páginas y descubrir un final totalmente inesperado.

La lectura del libro es amena, tiene un lenguaje sencillo, y se puede leer casi del tirón. Por ese motivo existe tanta gente a la que le ha gustado el libro, como gente que nos aconseja que no perdamos ni un minuto en su lectura.

A mi me ha gustado, y la gente suele calificar las cosas en función de si le gustan o no. Por eso mi consejo es que se empiece a leerlo, y si no te gusta, a por otro.

1 Internautas dijeron....:

Inés dijo...

Si lo escribe un niño de nueve años, la redacción carecerá de adjetivos y adjetivos que serán muy ilustrativos pero que a mí a veces me hacen perder el hilo argumental.

Y si es de esos que se leen del tirón, mejor que mejor.

Habrá que leerlo para dar una opinión con conocimiento del tema.

Saludos.